Marco legal

REAL DECRETO 365 / 2009, de 20 de Marzo, por el que se establecen las condiciones y requisitos mínimos de seguridad y calidad en la utilización de desfibriladores automáticos y semiautomáticos externos fuera del ámbito sanitario.

Enlace al BOE. RD 365 / 2009, de 20 de Marzo

DECRETO 229/2006, de 21 de Noviembre, del Gobierno de Aragón (modificado por el Decreto 54/2008, de 1 de Abril) por el que se regula el uso de desfibriladores externos por personal no médico ni de enfermería en establecimientos no sanitarios.

La Constitución Española, en su artículo 43, reconoce el derecho a la protección de la salud y declara que compete a los
poderes públicos organizar y tutelar la salud pública, a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.
La Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, ley de carácter básico, en sus artículos 1.1. y 6.4., establece la regulación general de las acciones que permiten hacer efectivo el derecho a la protección de la salud y orienta las actuaciones de las Administraciones Públicas sanitarias a garantizar, entre otras, la asistencia sanitaria en todos los casos de pérdida de la salud.

El Estatuto de Autonomía de Aragón atribuye, en el artículo 35.1.40., a la Comunidad Autónoma de Aragón, la competencia exclusiva en materia de sanidad e higiene. Igualmente, en dicho texto estatutario se reconoce en el artículo 39 la competencia de ejecución de la legislación general de Estado en la gestión de la asistencia sanitaria de la Seguridad Social, de acuerdo con lo establecido en el artículo 149.1.17ª de la Constitución Española.
En ejercicio de estas competencias, las Cortes de Aragón aprobaron la Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón, cuyo artículo 1 señala que el objeto de la misma, es la regulación general de todas las acciones que permitan hacer efectivo el derecho a la protección de la salud y reconociendo en su artículo 4, el derecho de los ciudadanos a una atención sanitaria adecuada a las necesidades individuales y colectivas.

La asistencia sanitaria en la emergencia, cuando existe un peligro vital o el riesgo de secuelas graves e irreversibles para el paciente, constituye el máximo exponente de la eficacia en la acción asistencial si permite actuar en el menor tiempo posible y con altos niveles de calidad y eficacia.
La parada cardiorrespiratoria debida a fibrilación ventricular se contempla como una situación única, en la que el objetivo es recuperar la vida, evitando o minimizando las secuelas en una lucha por ganar minutos: por cada minuto de retraso en la aplicación de la desfibrilación se pierde un 10% de esperanza
de supervivencia.
Por ello, se hace necesario regular el uso de los desfibriladores externos por personal no médico, que se incorpora con esta actuación a la cadena asistencial, en particular, y al sistema de emergencias de la Comunidad Autónoma, en general, dentro del ámbito de la participación comunitaria en actividades sanitarias, es decir, actuaciones, recursos y medios aportados por la sociedad civil, como es propio de una sociedad madura y solidaria, al servicio del derecho constitucional a la salud, sirviendo a la prevención de una integral atención de la salud de los ciudadanos.
Por todo lo anterior, procede abordar la regulación del acceso público a los desfibriladores y su utilización por
personal no médico ni de enfermería, al objeto de dar eficaz y amplia cobertura a las exigencias de utilización de estos
aparatos que las situaciones de emergencia imponen, favoreciendo la disponibilidad de los desfibriladores en el mayor
número de lugares de altas concentraciones de personas.
En desarrollo de la competencia otorgada con carácter general por la Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón,
que en su Disposición final Cuarta faculta al Gobierno de Aragón para que dicte las normas de carácter general y
reglamentario necesarias para el desarrollo y aplicación de la ley, se hace necesario establecer las normas relativas al uso de desfibriladores externos por personal no médico ni de enfermería en la Comunidad Autónoma de Aragón en establecimientos no sanitarios.
En consecuencia, a propuesta de la Consejera de Salud y Consumo de acuerdo con el dictamen de la Comisión Jurídica
Asesora del Gobierno de Aragón y previa deliberación del Gobierno de Aragón, en su reunión del día 21 de noviembre de 2006.

Enlace a BOA. Decreto 229/2006 de 21 de Noviembre (Modicado por Decreto 54 / 2008 de 1 de Abril)

Enlace a BOA. Decreto 54 / 2008 de 1 de Abril